Centro de Psicología Puri Gorritxo

Pide cita

687 000 650

La aromaterapia, tu gran aliada en la menopausia

La menopausia es un estado que afecta a muchas mujeres hoy en día: sofocos, dolor de las articulaciones, depresión,  insomnio…son algunos de sus síntomas. La aromaterapia es una ayuda muy valiosa para mermar estas manifestaciones  mediante masaje,  baños aromáticos, infusiones… Geranio, salvia, hinojo, lavanda, camomila…pueden convertirse en compañeros indispensables en tu kit de autocuidados.

 

¿Qué es la menopausia?

 

La menopausia es el momento de la vida de la mujer caracterizado por el cese de la menstruación y se sitúa alrededor de los 50 años, de los 48 a los 54 años aproximadamente.

La menopausia supone el fin de la capacidad reproductiva y es un paso más hacia la vejez, hay un déficit de estrógenos importante sin desdeñar la disminución brusca de progesterona.

 

Síntomas

 

La menopausia es un proceso natural, lleva consigo una serie de cambios corporales y psicológicos que requieren cuidados especiales, muchos de los cuales no tienen por qué venir de fuera sino que están en nuestras manos.

 

Entre los principales síntomas figuran los sofocos, dolor de las articulaciones, disminución de la libido, sequedad vaginal, sudores nocturnos, aumento de peso, ansiedad, insomnio continuado, cambios de humor, flacidez en la piel, pérdidas de orina, pérdidas de memoria a corto plazo, picores, depresión…

 

La lista de síntomas podría ser interminable debido a su alto grado de subjetividad, lo que cambia es la forma en que cada mujer los acepta según sus características personales y el contexto cultural en que vivan. Por ejemplo, no se vive igual en el mundo occidental en el que socialmente se prima la juventud que en los países asiáticos donde a las personas de más edad se las respeta en grado sumo.

 

Unos hábitos saludables, pueden aliviar las molestias asociadas a la menopausia.

 

  • Vigila tu alimentación: sigue una dieta variada, equilibrada y rica en calcio. Limita el consumo de grasas e hidratos de carbono, y procura reducir el consumo de café y sal. No te olvides de la soja. Siempre se ha dicho que las mujeres orientales tienen un nivel muy bajo de sofocos comparado con las mujeres europeas. Esta diferencia se fundamenta en buena medida en su tipo de alimentación. Las mujeres en Indonesia comen diariamente papaya, que es una fruta muy estrogénica, y en su dieta hay un alto contenido de soja (entre 10 y 50 gramos de soja al día) y sus derivados llamados hormonas vegetales debido a su acción. La hidratación extrema es básica.
     
  • Toma el sol 15 minutos al día: esto te va a ayudar a asimilar el calcio ingerido en la dieta.
     
  • Haz ejercicio con regularidad. La pérdida de estrógenos conlleva un cierto aumento de la tensión arterial y del colesterol malo, un descenso del bueno, una redistribución de la grasa en abdomen, cintura y caderas, la aparición de ligeras pérdidas de orina por el debilitamiento de los músculos de la vejiga, contribuye a la osteoporosis.

 El ejercicio te va a ayudar a mejorar tu tensión arterial, a disminuir el colesterol malo y a prevenir el sobrepeso, la diabetes y la pérdida de masa ósea. Se pueden volver a fortalecer los músculos pélvicos realizando los ejercicios de Kegel, que consisten en contraer y relajar estos músculos en series de 5 minutos.

 

 Leire nos cuenta su experiencia.

 

Hay muchos cambios que comienzan en esta etapa; desarreglos en la menstruación que te indican que ya no eres joven, que la maternidad no está a tu alcance, pelos en la cara, canas, más barriga, se te ablanda todo, cuelgan las carnes, síntomas que te indican que eres vieja.

 

Por otro lado, tienes menos energía, ilusión por las cosas, ya has hecho tu proyecto de vida.

 

Estos cambios suelen coincidir con el síndrome del nido vacío, cuando los hijos comienzan a marcharse del hogar y te encuentras cara a cara con tu pareja, es el momento de la jubilación, a partir de ahora vas a tener medio sueldo y doble marido.

 

Podríamos pensar que ahora que has acabado de pagar la hipoteca podría empezar una etapa más tranquila. Suele coincidir también con el cuidado de los padres, gente de la 3ª edad, muchas veces con un nivel de dependencia importante, la vuelta a casa de los hijos  porque se han separado o los nietos (a quienes adoras, “los tengo, los disfruto y se van a sus casas”) mientras trabajan sus padres, es decir, tus hijos. Puede surgir una gran incertidumbre general, económica, emocional… ¿Podré con todo?.

 

Hace unos años tener la menopausia era “ser vieja”. Hoy en día, gozando de cierta salud y economía, al ser la esperanza de vida mayor, quedan unos cuantos años por delante. Hay una necesidad de reinventarte, de recuperar ilusiones, proyectos, hobbies, sacar tu mejor versión (hacer teatro, clases de canto, universidad de mayores… es la asignatura pendiente).

 

Hoy en día, a esa edad, eres muy válida, tienes un bagaje, experiencia, sabiduría, serenidad que te aportan los años, una madurez en la que somos capaces de dar importancia a lo que realmente la tiene, “no temo los batacazos de la vida porque ya me los he dado casi todos”.

 

La aromaterapia, tu gran aliada en la menopausia

 

El cómo vive cada mujer la menopausia es diferente. Algunas lo viven con pocas molestias o casi ninguna mientras que otras pueden sufrir depresión, menstruaciones irregulares, períodos muy abundantes, sofocos, insomnio…y todo esto hemos de tenerlo muy en cuenta cuando vamos a ofrecer una sesión de aromaterapia a una mujer.

 

Las molestias de la menopausia pueden verse mejoradas combinando masaje, reflexología podal, baños aromáticos, infusiones de salvia, hinojo…, compresas puestas en el bajo vientre.

 

Esencias que van bien

 

Geranio

 

                              


 

 

El aceite esencial de geranio es de gran ayuda en los problemas de la menopausia ya que favorece la regulación hormonal.
 

Las propiedades antidepresivas que tiene lo convierten en remedio ideal para aliviar la depresión leve, la ansiedad, el estrés, la tensión nerviosa, incrementar los niveles de energía y mejorar el estado de ánimo.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            

Salvia

 

El aceite esencial de salvia (salvia sclarea) es uno de los mejores aceites esenciales para la mujer. Se ha empleado tradicionalmente para aliviar los cambios hormonales en la mujer.

 

Contiene fitoestrógenos naturales, compuestos químicos similares al estrógeno producido por el cuerpo humano, que suavizan el descenso de estrógenos de esta etapa. La salvia equilibra, regula los niveles de estrógeno y asegura la salud del útero a largo plazo.

 

Gracias a sus propiedades antidepresivas, sedantes y tónicas es muy útil en la depresión y debilidad que puede acompañar a la menopausia.

 

También tomar infusión.

 

Hinojo

 

Contiene estrógenos vegetales que son valiosos para complementar las propias hormonas del cuerpo.

 

Los fitoestrógenos presentes en esta planta ayudan a aliviar las manifestaciones de la menopausia, sofocos, trastornos del sueño, ansiedad… Estimula la producción de estrógenos por las glándulas adrenales una vez que los ovarios han dejado de funcionar.

 

También tomar infusión de hinojo.

 

Ciprés

 

Alivia los trastornos de la menopausia, las reglas dolorosas o muy abundantes especialmente cuando ocurren al comienzo de la menopausia.

 

Ayuda a la mujer que está experimentando un cambio difícil.

 

Relaja el sistema nervioso, tiene un efecto calmante y sedante sobre la mente y el cuerpo. 

 

Drena y descongestiona el sistema linfático reduciendo la retención de líquidos.

 

No usar en el embarazo.

 

 

Cuando los efectos de la menopausia producen depresión es conveniente el uso de esencias con propiedades antidepresivas como la camomila, bergamota, jazmín, lavanda, aceite de flores de naranjo, sándalo, ylang-ylang.

 

Hay mujeres que sienten que van perdiendo su feminidad y aquí, el aceite esencial de rosa, con sus propiedades femeninas, (es en el área de la sexualidad femenina donde esta esencia es única) es de gran valor. Además, tonifica y limpia el útero y ayuda a regular el ciclo menstrual.

 

Lavanda

 

Relajante, antidepresivo, y, sobre todo, favorece la estabilidad, el equilibrio.

 

Reflexología podal

 

 

El masaje con reflexología podal insistiendo sobre todo en  la zona correspondiente al  aparato reproductor femenino es de gran ayuda para mermar los síntomas de la menopausia.

 

 

El ser mujer exige pasar por el duelo de la menopausia. Es solo una norma de la sabia naturaleza. Pasa ese momento y llega otro tan nuevo como los anteriores, como cuando llegó la primera regla, la primera vez que te besaron… Ahora no es ni mejor ni peor la vida que antes de la menopausia.