Centro de Psicología Puri Gorritxo

Pide cita

687 000 650

Aromaterapia, muy beneficiosa para la demencia senil

La demencia senil incluye el deterioro de funciones cognitivas, (pérdida progresiva de memoria) y conductuales. Estas personas pueden presentar dificultades a la hora de reconocer caras, lugares,  y también al intentar comunicarse y comprender el lenguaje, lo cual puede impedir una buena  relación con las personas de su entorno. La aromaterapia es un compañero de viaje ideal proporcionando alivio de estos síntomas frecuentes en la demencia como son la ansiedad, depresión, agitación, desconfianza…

 

La pérdida de memoria hace que se vuelvan más ansiosos, desconfiados y suspicaces con respecto a su dinero, joyas…acusando a sus cuidadores de robarle cuando no recuerdan dónde lo dejó. Se recomienda a los cuidadores que no se tomen “personalmente” ese “robo”, como si en verdad hubiera ocurrido. Es la enfermedad.

 

En cuanto a los cambios más frecuentes de conducta figuran la desorientación de tiempo y de lugar, “no sé qué hora es, qué día”, “no sé dónde estoy”, abandono, falta de motivación que les lleva a una falta de higiene, de orden personal y de la casa, conductas repetitivas, agresividad,   ideas extrañas, apatía, andar deambulando sin rumbo fijo, desinhibición o emisión de agresiones verbales…

 

La demencia es un problema de gran magnitud por el deterioro que implica para la persona enferma, la dedicación que precisa por parte de quienes le cuidan, el impacto familiar y la escasez de recursos terapéuticos eficaces. A corto plazo se espera un aumento de su prevalencia por el envejecimiento progresivo de la población.

 

 

¿Podemos mejorar el bienestar de la gente con demencia sin usar drogas?

 

Estimulación cognitiva, de la memoria

 

Hay actividades diversas que ayudan a estimular la memoria del paciente:

 

  • Mentales: lectura, juegos de mesa… que ejercitan el razonamiento y la comprensión.
  • Físicas: ejercicios sencillos de brazos y piernas que ayudan a la coordinación motora, baile.
  • Sociales: las reuniones con amigos, familiares, conocidos…
  • Cultivar aficiones como la pintura, las plantas…
  • En el hogar, poner las llaves, por ejemplo, en el mismo sitio hace más fácil recordar dónde están o si la cuidadora se llama Angie, difícil de recordar para estas personas, quizá su equivalente, Angela o Mª Angeles, sea más fácil.
  • Otras observaciones: al hablar con estas personas que el trato sea adecuado, no dirigirnos a ellos/as como si de niños se tratara que no lo son sino como personas adultas tengan o no deterioro cognitivo, darles tiempo para responder ya que pueden necesitar de más tiempo para entender y poder dar la respuesta. , cambiar el “no puedes” por el “haz lo que puedas”, no decir “pero si ya te lo he dicho” ni “¿pero no te acuerdas?, usar un lenguaje sencillo de entender.
     

Alimentación

 

Lo que come una persona puede tener un enorme impacto en su memoria a medida que envejecemos. La dieta Mediterránea, con un mayor consumo de fruta fresca, verduras, aceite de oliva y más pescado que carne, ayuda a un menor declive cognitivo.

 

Actividad física

 

Esta puede ayudar al buen funcionamiento cerebral o cognitivo. Se piensa que el ejercicio incrementa el flujo sanguíneo al cerebro y esto crea una mejoría en la aptitud mental.

 

Centros de día

 

Quiero hacer una mención de estos centros para mayores, con o sin deterioro cognitivo.

Pienso que es súper importante la labor que se hace ahí, nuestros mayores se relacionan con iguales, hacen diferentes actividades, ejercicios para mejorar el funcionamiento cognitivo, musicoterapia, comentario de alguna noticia interesante del periódico, dibujar mandalas que les sirve para centrarse, concentrarse y relajarse… A muchos mayores les ha servido para ir saliendo de la depresión en que estaban inmersos por la soledad en que se hallaban, porque se dan cuenta de que ya no son lo que eran, porque son dependientes. Ellos empiezan a ver que hay gente que se preocupa por ellos, que alguien se está centrando en esa persona y solo en él/ella, que les das unos valores que, en casa, es otra situación. Esa percepción de verles únicos les agrada mucho, vuelven a reencontrarse, se sienten pertenecer a un grupo, que aún valen para algo. Cuando se hace una buena labor en el centro, cuando no hay demencia pueden mejorar.

 

Aromaterapia

 

Es la utilización de aceites esenciales de plantas lavanda, romero… con fines terapéuticos, para aportar al cuerpo y mente equilibrio y bienestar. Hay un lugar para la aromaterapia en la atención y cuidado de nuestros mayores con o sin demencia que debería ampliarse más y más.

 

El aroma estimula, hace despertar respuestas emocionales, memorias en nuestro cerebro, de ahí que un cierto olor les haga recordar el lugar donde se crió por ejemplo.A medida que avanza la enfermedad es posible que la comunicación verbal con el paciente no sea posible y es aquí donde la aromaterapia también puede ayudarnos, y mucho, lo que no se puede entender con las palabras lo puede transmitir nuestras manos.

La aromaterapia es más que un masaje ya que el aceite esencial que alivia músculos doloridos también calma los nervios, equilibra el ánimo…influyendo de manera positiva en cuerpo y mente.

 

Cualquier factor que produzca una mejoría en nuestra salud es bueno para el cerebro. Cualquier aroma que traiga, que evoque memorias agradables solo puede mejorar la calidad de vida del paciente.

 

Qué aceites esenciales usar es algo muy personal, lo que va bien a una persona igual no es tan bueno para otra, así que lo mejor es, de entre los sugeridos para diferentes situaciones, ir probando cuál es el más indicado para el paciente concreto.

 

En 10 ml de aceite equivalente a dos cucharillas de postre, o una crema hidratante sin olor pondremos de 2 a 4 gotas de aceite esencial para un masaje. Basta un masaje de manos, por ejemplo, para ser efectivo, el aroma inhalado empieza a actuar. Recuerdo cuando trabajaba en Londres en un centro de día para mayores a donde íbamos una vez por semana a hacer masaje a los que allí acudían. El masaje se hacía en una silla y en las manos, cara y/o espalda, encima de la ropa. Ellos esperaban nuestra visita con gran entusiasmo, era un “lujo” poder recibir gratuitamente un masaje así y eran muy agradecidos. Las personas necesitamos del contacto físico, nos proporciona una sensación de seguridad, acogida, confort, amor, afecto, nos llena, lo necesitamos como el comer… quizá los mayores sientan más estos beneficios.

 

Qué esencias usar

 

  • Relajante: lavanda, camomila, salvia, incienso, jazmín, mandarina, hojas de naranjo, ylang-ylang… Una o dos gotas de lavanda en la almohada le puede ayudar a conciliar el sueño.
  • Depresión, tristeza, apatía, bajo estado de ánimo: lavanda, camomila, salvia, bergamota, melisa, hojas de naranjo, rosa, ylang-ylang…
  • Si está anclada en acontecimientos del pasado, el incienso, benjuí son los indicados.
  • Desconfianza: lavanda, albahaca.
  • Energético: para combatir el letargo, baja energía: romero, menta, eucalipto.
  • Levantar el ánimo, cambios de humor: bergamota, geranio.

 

Métodos de uso

 

Masaje: usar entre 1 ò 2 gotas de tu elección por cada 5 ml de aceite de masaje o de crema equivalente a una cucharilla de postre.

Baño: hasta 3-4 gotas mezcladas con un poco de aceite vegetal y esparcidas en el agua.

Difusor de aromaterapia o similar: hasta 6 gotas.

 

El bienestar de una persona dependiente depende del  bienestar de su cuidador. Este está sometido a una gran presión emocional y, con frecuencia, sufre depresión, ansiedad, sobrecarga…, por eso, el siguiente artículo va a ir dedicado a los cuidadores en general.