Centro de Psicología Puri Gorritxo

Pide cita

687 000 650

¿Nos pueden ayudar la psicología, la aromaterapia… a calmar el dolor? Sí

Algunos se preguntarán cómo pueden la psicología, aromaterapia… ayudar en el dolor, y concretamente en el dolor crónico. Para empezar, saber que en el dolor hay 3 dimensiones, la dimensión sensorial, la cognitiva y la emocional. Pues bien, es en estas dos últimas dimensiones donde los psicólogos podemos ayudar mucho a aliviar el sufrimiento de la persona.

 

La dimensión sensorial es la sensación corporal, la manera como sentimos el dolor, si quema, si pincha, si es como una mordedura…

 

La dimensión cognitiva es la interpretación que hacemos del dolor “por qué me pasa esto a mí”, “me va a quitar mi forma de vivir”…

 

La dimensión emocional se refiere a la emoción que acompaña al dolor. Si el dolor va acompañado de una emoción como miedo, rabia, asco, culpa nos va a doler más que si va acompañado de alegría, seguridad, admiración. El dolor del parto no es diferente al dolor nefrítico en intensidad sensorial pero casi toda mujer dice que duele más el dolor nefrítico que el dolor del parto. O sea, si resolvemos la parte emocional, cognitiva del dolor, teniendo la misma intensidad de dolor sensorial, te duele menos.

 

El dolor duele porque lo dice el cerebro, es aquí donde se hace la interpretación de las diferentes sensaciones incluidas las de dolor. Para domesticar el dolor debemos, por tanto, emplear el cerebro.

 

¿Cómo podemos trabajar con el cerebro?

 

Las personas tenemos un gran poder para aliviar el dolor desde el interior de nuestro cuerpo y mente. El efecto positivo que tiene la distracción sobre el dolor es solo un ejemplo de cómo el alivio del dolor proviene del interior. La distracción alivia el dolor, el aburrimiento es un gran enemigo.

 

La tristeza es malísima para el dolor.

 

Tener un proyecto de vida es el mejor analgésico, mantener el interés por la vida y valorarla en el más amplio sentido de la palabra.

 

Como psicólogos, podemos enseñar al paciente que sí tiene cosas que hacer para mejorar el dolor, que no sólo es el fármaco, médico… que ellos son agentes activos, tienen herramientas para controlar el dolor. Esta actitud positiva  le va a dar una mayor tranquilidad, calma ,” algo puedo hacer”, emociones positivas, para que no se encoja tanto, que no esté tan en rabia, enfadado, miedo, culpa, asco “esto es lo peor”, “esto me va a matar”…

 

En muchos casos, la relajación va a aliviar gran cantidad de dolor. La tensión nerviosa puede presionar los nervios actuando como un torniquete en el cuerpo y esto agrava las molestias. Entonces, relajar la tensión es el primer objetivo.

 

Masaje: es una de las mejores maneras de aliviar el estrés y la tensión actual. Es una terapia muy antigua. Es una extensión de la necesidad instintiva de tocar una parte del cuerpo dolorida. Dolores de cabeza, de espalda, fibromialgia… se pueden aliviar con un simple instrumento: nuestras manos.  “Creo que el masaje es una terapia complementaria auténtica. Al inducir un estado de relajación en una persona, posibilitas que sus recursos naturales de curación afloren, emerjan. Así, el masaje es beneficioso para todos nosotros. “Clare Maxwell-Hudson, masajista inglesa de gran prestigio.”

              

Masaje, analgésico natural 

                                                                                                                                                    

La reacción instintiva al dolor es frotar, masajear la zona afectada y hay buena razón para ello. La investigación en el control del dolor ha revelado que el frotar es una de las formas naturales del cuerpo de bloquear el dolor. De acuerdo con la "teoría de control de la puerta", el frotar estimula receptores táctiles que se encuentran en abundancia en la piel. Ellos, a su vez, envían impulsos al cerebro, pasando primero a través de una "puerta," en la médula espinal; los impulsos táctiles viajan más rápido que el dolor y, para cuando éste llega a la puerta, ésta ya se ha cerrado. Frotar, masajear impide que la información de dolor llegue al cerebro.

 

Reflexología podal, como un masaje en el pie

 

 

Como la acupuntura, la reflexología se ha usado en China durante 5000 años. Parte de la teoría de que el cuerpo está reflejado en las plantas de los pies,  de que hay áreas reflejas en las plantas de los pies que se corresponden con las diferentes partes del cuerpo humano. Trabajando estas zonas, puntos reflejos, ejerciendo presión con el dedo, se beneficia el órgano trabajado o todo el cuerpo si trabajamos toda la planta del pie. El pie derecho se corresponde con la mitad derecha del cuerpo y el pie izquierdo con la mitad izquierda del cuerpo.

 

Este conocimiento se ha preservado durante muchos siglos y aún se usa en la India para aliviar el dolor. El dolor de espalda, entre otros, responde muy bien a la reflexología podal.

 

Con la reflexología podal se puede trabajar muy eficazmente para combatir tensión, desbloquear impulsos nerviosos… favoreciendo la relajación, sensación de bienestar, equilibrio…

 

Al masaje podemos añadir todo el poder de la aromaterapia y, así, multiplicar sus efectos beneficiosos.

 

La aromaterapia es el uso de aceites esenciales, extracciones muy concentradas, de plantas, flores con fines terapéuticos, para aportar al cuerpo y a la mente equilibrio y bienestar. Se aplica mediante masaje, baños aromáticos, inhalación y vahos fundamentalmente.

 

La influencia de los aromas en el hipotálamo es un factor importante para entender la aromaterapia, y la manera como los aceites esenciales pueden afectar y armonizar mente y cuerpo. Su conexión con el área límbica del cerebro, sistema nervioso y endocrino es muy importante.

 

¿Cómo puede ayudar la aromaterapia a reducir la percepción del dolor?

 

Si tenemos en cuenta los varios aspectos del dolor, el  somático, cognitivo y emocional vamos a escoger esencias en base a lo que la persona necesita. Por ejemplo, hay esencias que producen una analgesia, una reducción del dolor como la  lavanda, romero, camomila, geranio, menta, eucalipto… Hay otras que tienen una acción sedante, relajante como la lavanda, mejorana, rosa, la salvia…o que levantan el ánimo, antidepresivas como la lavanda, bergamota, melisa…

 

Podemos elegir esencias teniendo en cuenta su dolor físico, su estado de ánimo, la emoción que siente y las aplicamos en forma de masaje y de baños aromáticos para continuar el tratamiento en casa.                                       

Un ejemplo tipo: un paciente que siente mucho estrés, presión por el trabajo, que duerme poco por las noches y a quien también duele la espalda, sobre todo, en la zona lumbar.

 

Después de asegurarnos con el médico de que no hay ninguna lesión en la espalda, podríamos empezar con una mezcla de lavanda, (romero) y mejorana para abarcar toda la problemática que nos trae el paciente: dolor, falta de sueño reparador y estrés.

 

Hipnosis

 

Centro Psicología Puri Gorritxo Getxo

 

También nos puede ayudar a relajarnos, y en la lucha contra el dolor.

 

Originariamente la hipnosis surgió en un contexto hospitalario para ayudar en el alivio del dolor.

 

¿Qué es la hipnosis? Es un estado mental en el que la actividad cerebral del hemisferio izquierdo (pensamiento más racional, dentro de una lógica formal, analítica) queda reducida, mermada y es el hemisferio derecho, emocional (intuitivo, asociativo) el que domina, cobra más fuerza, importancia.

 

Podemos inducir al paciente a un cambio en sus percepciones para que lo que siente como “un mordisco de un perro, una puñalada en la espalda o que quema como fuego” se perciba como “un pellizco, masaje o calor”, lo cual ayuda a que la sensación dolorosa sea menor.

 

Podemos crear inducciones hipnóticas en base a la experiencia del paciente, que son altamente relajantes, lo cual hará disminuir la intensidad del dolor, la percepción del dolor.

 

Psicoterapia

 

El cuerpo nos habla con metáforas que hay que saber entender e interpretar. Aquí, la ayuda del terapeuta es esencial para entender ese lenguaje corporal que se irá haciendo más claro en el trascurso de la psicoterapia. Ejemplo, María sentía frecuentes dolores de cabeza cuando quería estar sola, no ser molestada. Solo así se “daba permiso” para hacer lo que realmente quería hacer, estar consigo misma. Una vez entendido el significado del dolor de cabeza éste cae por su propio peso como las hojas en otoño y desaparece.

 

Diferentes herramientas para un mismo objetivo, relajar y reducir el dolor.